martes, junio 28, 2022
spot_img

COVID-19 en Puerto Rico

12 muertes | 399 hospitalizaciones | 32.78% tasa de positividad | 705 promedio de casos confirmados

HomeEdición impresaVecinos del Ensanche Martínez denuncian problemas de estacionamiento y tránsito

Vecinos del Ensanche Martínez denuncian problemas de estacionamiento y tránsito

Carro mal estacionado

La comunidad del Ensanche Martínez, en Mayagüez, está incómoda con la gestión de los estacionamientos. Los vecinos denuncian que se ha convertido en costumbre el que algunos residentes y visitantes ocupen áreas no permitidas para ubicar sus carros, violando así las ordenanzas municipales y las leyes de tránsito del país.

Esta situación, según denunciaron algunos residentes del barrio mayagüezano, ha provocado que los camiones de basura no puedan pasar en muchas ocasiones a vaciar los drones o a recoger material vegetativo o de reciclaje.

“La empresa de recogido responde, pero manifiestan que no pueden pasar ni siquiera con el camión pequeño. Por eso se acumula la basura. Llevamos así desde septiembre del año pasado”, denunciaron.

Acumulación de basura por problemas de recogida

Además, su preocupación va más allá, y manifiestan su temor a que puedan surgir problemas con vehículos de emergencias como ambulancias o camiones de bomberos.

Según compartieron con este medio ya ha habido algunas situaciones en donde para apagar un fuego de pequeña escala los bomberos no pudieron llegar con el vehículo hasta la vivienda afectada.

En esa ocasión, dijeron, “en la casa de los Frontera con un extintor pudieron resolver”, pero tienen miedo de que un fuego de mayores proporciones ponga la propiedad y la vida humana en peligro.

El barrio tiene en su perímetro un hospital, una égida municipal y una población altamente envejecida. Por tal motivo, otra preocupación atañe al paso de ambulancias y equipos de emergencias médicas.

Un vecino, cuya esposa es paciente de cáncer y encamada, relató los problemas que genera esta situación.

“Las ambulancias no pueden transitar. Ayer tuvo que dar reversa porque no pudo pasar en las calles Orquídea y De Diego. El estacionamiento en ambos lados en esas calles estrechas no permitía el paso. Y entre las calles Flores y Bosque no hay manera de pasar. Tardamos media hora en salir del Ensanche, porque tuvimos que dar para atrás en tres calles”.

Violaciones a las leyes estatales y municipales

La comunidad denuncia que se ha avisado de forma habitual a las patrullas municipales, pero no llegan a multar a los infractores que estacionan de forma irresponsable, obstruyendo incluso los hidrantes, violando así la Ordenanza 52, Serie 2002-2003 del Código de Orden Público municipal.

“La policía se ha hecho la vista larga”, denunció uno de los residentes, quien prefirió mantener su identidad en el anonimato. “Aquí a la policía no la vemos. Solo queremos que la ordenanza se cumpla”, añadió.

Dicha ordenanza es una actualización y enmienda parcial del Código de Legislación Penal, recogido en la ordenanza 43, que establece en su artículo 11 que “se prohíbe obstruir el tránsito vehícular y peatonal en las vías públicas, aceras, entradas a propiedades públicas o privadas de las Zonas establecidas en este Código”.

Además, la Ley 22 de Vehículos y Tránsito, en su artículo 6.23, explicita que “nadie podrá parar, detener, o estacionar un vehículo o dejarlo abandonado en las vías públicas en forma tal que estorbe u obstruya el tránsito o cuando por circunstancias excepcionales se hiciere difícil el fluir del mismo. Toda persona que viole las disposiciones de este Artículo incurrirá en falta administrativa y será sancionada con una multa de cien (100) dólares”.

Guagua obstaculizando un hidrante

Según la persona, con la excusa de que muchos de los residentes son estudiantes y no tienen dónde estacionar, se permiten estas situaciones que afectan a los dueños de propiedades, muchos de ellos personas mayores.

En su origen el Ensanche Martínez era un barrio de casas unifamiliares. Pero en los últimos tiempos muchas de esas antiguas viviendas terreras han sido demolidas y en su lugar se han erigido bloques de multipropiedad, donde ahora residen decenas de estudiantes, cada uno con su propio auto.

Este aumento poblacional en un barrio con una fisonomía al estilo de las ciudades jardín de Europa o Estados Unidos, adaptada a que cada casa tuviera su propio estacionamiento, ha hecho que las aceras se queden pequeñas para recibir tanto carro.

Además, el tráfico en la zona se ve afectado por la cercanía al hospital San Antonio y al colegio La Milagrosa, espacios que generan un alto flujo de vehículos y una mayor demanda de aparcamiento.

Obstaculización en la calle Acacias

Una de las vías afectadas por esta situación es la calle Acacias, de doble sentido, por lo que según la ordenanza municipal solo uno de los lados de la vía puede ser ocupado por los carros para estacionar. Sin embargo, obstruyen ambas aceras, dejando un solo carril central por el que se hace difícil transitar, especialmente para vehículos grandes.

Por otra parte, los conductores a veces dejan sus carros estacionados en las intersecciones de las calles, o a una distancia excesiva de la acera, lo que limita más si cabe el espacio de tránsito.

Algunos vecinos se han dado a la tarea de pintar los límites de los estacionamientos, y en casos puntuales han instalado pivotes frente a sus hogares, porque dicen que a veces se obstruyen los accesos a sus marquesinas y estacionamientos privados.

“Nos bloquean las entradas”, denunció otro ciudadano, quien no reside actualmente en el barrio pero sí su madre, a quien va a diario a atender y acompañar.

Otro problema es la falta de señalización en la calle. Aunque en algunos puntos hay carteles que indican que está prohibido aparcar, muchos de los rótulos han desaparecido.

No solo los que prohíben el estacionamiento en las líneas amarillas o en las entradas y salidas de hogares; también las señales que regulan el tránsito brillan por su ausencia en este sector residencial.

En la confluencia de las calles Acacia y Orquídeas, por ejemplo, la falta de una señal de ‘Pare’ provoca que en muchas ocasiones los carros estén en peligro de colisionar. Durante la visita que hicimos al barrio para esta cobertura, sin ir más lejos, pudimos presenciar cómo una guagua y un carro casi chocan debido a esta falta de claridad en la preferencia de paso.

Preguntados por si han acudido al Departamento de Transportación y Obras Públicas, los vecinos consultados dijeron que no. “Eso es perder el tiempo. Cuando la autoridad que tiene jurisdicción no actúa la ciudadanía tiene que resolver. Y si tratas de envolver al municipio tratan de bloquearte”.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: