martes, julio 5, 2022
spot_img

COVID-19 en Puerto Rico

5 muertes | 389 hospitalizaciones | 34.29% tasa de positividad | 537 promedio de casos confirmados

HomeDeportesCiclismo‘Quiero ser atleta de élite’: Cómo es tener un hijo promesa del...

‘Quiero ser atleta de élite’: Cómo es tener un hijo promesa del deporte

Diego Tirado y sus padres

El deporte en Puerto Rico es motivo de orgullo nacional. Usted que lee este texto seguro ha celebrado a Isabel Bustamante, aplaudido a Tito Trinidad, llorado con la selección de baloncesto ganando contra Estados Unidos, o incluso arropado a Mónica Puig o Adriana Díaz.

Ese momento de euforia compartida es fruto del talento individual o colectivo, pero también de largas horas de entrenamiento, sacrificio y superaciones personales.

Además, detrás de cada atleta hay héroes invisibles de los que no siempre se habla, figuras fundamentales en el éxito de las futuras estrellas del deporte: los padres y las madres.

En un país con pocas ayudas al deporte, sin su dedicación muchos de los que hoy en día levantan la bandera de Puerto Rico en podios de todo el mundo no estarían ejerciendo de embajadores deportivos.

¿Qué significa tener una promesa del deporte en casa? ¿Cómo es la vida de una familia cuyos hijos están enfocados en su carrera deportiva?

El caso de Diego Tirado

Xavier Tirado y Carol López son los padres de Diego Xavier Tirado, talento mayagüezano del ciclismo que desde hace 4 meses reside en España para poder lograr su sueño y convertirse en el nuevo Abner González.

Con tan solo 14 años su hijo afronta una experiencia internacional lejos de su familia y amigos, apostando todo a que su potencial como atleta rinda frutos en el futuro.

¿Cómo lo viven en casa? “Es un proceso bien difícil. Él es bien apegado a nosotros, pero lo estamos apoyando al 100%”.

Quien habla no es solo su padre, sino un ex-deportista que representó también en el deporte de las dos ruedas a Puerto Rico en vueltas internacionales y campeonatos Panamericanos.

En ese sentido, Xavier Tirado conoce los retos y sacrificios del deportista de élite, y se le hace más fácil aconsejar a su hijo sobre los obstáculos que enfrenta.

“Un día Diego me dijo: quiero ser lo más grande que pueda en el deporte profesional”. Desde entonces no han dejado de apoyarlo a todos los niveles.

Retos económicos y psicológicos

Tirado reconoce que “el mayor reto es lo económico, costear los gastos. Ahora él no está allí (en España) de gratis, se pagó una cantidad”.

Para soportar esta carga venden uniformes, hacen recolectas en actividades deportivas, ventas de T-shirts, auspicios de empresas, o piden donativos a organismos como el municipio de Mayagüez o la Cámara de Representantes. “Yo no me he detenido de tocar puertas”, expresó.

Pero la carga económica no es lo peor. El reto de un padre con un hijo que aspira al deporte de alto nivel es asumir la distancia y lograr que el menor sobrelleve la misma con tranquilidad.

“Al principio fue bien difícil, tuve que hacer un viaje de improvisto porque vimos que estaba un poco afligido y desmotivado. Pero fui para allá y le dimos ánimos. Diego tiene 14 pero una mentalidad de 20 o 25, está enfocado en aprender y en divertirse”, dijo orgulloso su padre.

Hace 4 meses que los padres no ven a su hijo, y a día de hoy no saben aún si Diego podrá venir en verano a competir en el Nacional, o si deberá permanecer en España para afrontar algunas carreras importantes como la Vuelta a Portugal.

Por eso, la ayuda psicológica también es fundamental. El padre del joven mayagüezano indicó que para trabajar la fortaleza mental de su hijo “lo primero que hacemos es la oración. Segundo, tengo amistades en el ciclismo que tienen experiencia, y los llamo para que motiven a Diego. Y tercero, tenemos una psicóloga deportiva que se encarga de hacer video chats para orientarlo”.

Diego Tirado (2do por la derecha, abajo) y sus compañeros del Logos Ferrenor, España

Deporte como diversión, no como obligación

Hace unas semanas Diego terminó una carrera muy dura con un resultado que pudo haberlo hecho desistir de seguir corriendo. Sin embargo, gracias a este trabajo mental que han inculcado en su hijo, su fortaleza psicológica es encomiable.

“Me dijo: ‘papá, hoy terminé atrás, pero estoy ready para mañana. Aprendí mucho de esta carrera y estoy dispuesto a aprender más. Que termine atrás no significa que me vaya a quitar’. Me eché a llorar cuando me lo dijo”, relató emocionado Xavier Tirado.

Los progenitores saben que de momento Diego es un niño que tiene que disfrutar como cualquier otro joven.

El aspecto lúdico del deporte es un valor que Tirado lleva por bandera. El joven está apostando a un futuro de alto rendimiento, pero no es el objetivo final; la experiencia y el aprendizaje sí.

“No le quitamos el hecho de que es un niño. No queremos saltarnos esa etapa. Si tiene que enfangarse, jugar a Playstation, etc., que lo haga. Que se divierta, que aprenda y que corra. Ni yo ni mi esposa lo estamos empujando, él va a llegar hasta donde sus capacidades lo lleven”, expresó.

Un trabajo en familia

Antes de ir a España ya la familia había puesto sus esfuerzos en el progreso atlético del joven ciclista. “Nos levantábamos a las 4:30, y a las 5:30 estábamos en la calle. Esto era entre semana, de 5:30 a 7, antes del trabajo y la escuela”, relató Tirado.

En esa rutina no había miembro de la familia que no fuera parte. Aunque padre e hijo son los deportistas de la casa, el rol de la madre en su desarrollo es de vital importancia.

“Yo iba con él rodando en la bicicleta y mi esposa en el carro, atrás. Carol, la mamá, es la “assitant coach”, sin ella no habría escolta. Le gritaba ‘Diego vamos, no dejes que papá te gane’. Es sacrificado, pero gratificante”, compartió.

Además de lo difícil de madrugar y sacar fuerzas antes de una jornada laboral o escolar, otro obstáculo a superar es el de ser padre y entrenador al mismo tiempo. “Cuando eres papá y entrenador le exiges hasta el 100, pero por dentro dices: ‘le estoy dando duro’. Tienes que pedirle como entrenador y no pasarle la mano”.

El caso de Diego Tirado es el de muchos otros jóvenes que están a punto de dar el paso para enfocar su carrera hacia el profesionalismo. Para las madres y padres de esos niños, Xavier Tirado tiene un consejo: “si el niño les dice ‘quiero hacerlo’ busquen la forma de apoyarlos. No pongan obstáculos, hablen con ellos, no los limiten, abran las puertas, busquen opciones. No se quiten”.

No sabemos si Diego Tirado va a ser el próximo Abner González, pero de lo que no hay duda es de que sus padres lo están intentando, no por capricho, sino para cumplir el sueño de su hijo: representar a Puerto Rico y traer alegrías deportivas a su país.

Padre e hijo rodando por las carreteras de Puerto Rico durante una rutina de entrenamiento.
Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: