domingo, enero 29, 2023
spot_img
HomePuntos de VistaNi de ti, ni de otras personas; sino de un todo…

Ni de ti, ni de otras personas; sino de un todo…

Luis Ibrahyn Casiano – Trabajador Social Clínico

Cuando vemos a una persona en crisis sea por cualquier situación de vida, las cuales podrían incluir, pero si circunscribirse exclusivamente a un duelo, dependencias, aspectos económicos, conductas desadaptativas, entre otras; decimos desde nuestra inmediatez, carece de voluntad. Sin dudas, una gran parte de nuestra persona desde la disposición mental desempeña un rol imprescindible en el afrontamiento del cambio; sin embargo, es un asunto más profundo. La forma de ver el mundo y el auto reconocimiento de las personas en cuanto a sus áreas a mejorar, como de sus fortalezas, tiene lugar desde las bases biológicas del Ser, pero también se forman, se mantienen o se destruyen desde las interacciones sociales y desde los accesos. Como también, decir por parte de quien sufre una crisis, dependo de que otros medien para comenzar a redirigir mi vi vida, es un asunto que refleja o podría reflejar una enajenación del propio potencial que posee como individuo; aun dentro de los escenarios más fuertes. ¡Claro!, hay personas con condiciones de salud física y/o mentales donde la limitación no es una percibida, sino real, basada en un diagnóstico que establece las áreas limitantes. Pero es importante decir que tampoco determinan, sino que inciden.

Sin embargo, muchas de las personas que no generan acciones de cambios deben su limitación a factores percibidos alimentados por un pensamiento intrusivo y constantemente negativo. Como también, al detrimento de la autoestima y su relación de valor ofrecida por el entorno. Antes esto, los actos para encausar acciones concretas para sobreponernos a las crisis y superarlas no dependen únicamente de nosotros(as)(es), como tampoco de las demás personas, sino que de un todo. Ese todo también debería estar compuesto por el Estado, organizaciones privadas y/o sin fines de lucro, de fe, entre otras. Esto, en aras de crear accesos reales a servicios de calidad para lograr la homeostasis en el individuo y por consiguiente en la sociedad. Empaticemos más, no seamos amplificadores de un discurso simplista al repetir que las personas están donde quieren y como quieren.

Pues cada persona entiende y sufre su proceso desde sus capacidades biológicas que incluyen la composición de su mente, como también; desde lo que haya asumido en su relación con la sociedad y sus instituciones. Aunque esta frase no corresponde a un teórico de la psicología, me parece muy acertado cuando Mario Benedetti dice “no somos lo que somos, ni menos lo que fuimos”, pues en ella recoge la potencialidad del cambio; como también, que nuestro pasado no determina quien podemos ser. Seamos sensibles ante quien siente que no puede, un día podemos estar justamente ahí en ese escenario y etapa sombría; y necesitaremos de ese TODO. Creemos las condiciones socioculturales y políticas para ello, como interacciones humanas saludables que propicien el cambio desde el respeto a los demás, desde la valoración de su individualidad y diversidad; y de su derecho a la manifestación de su “fragilidad”.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: