domingo, diciembre 4, 2022
spot_img
HomeNacionalesEmpleados de la UPR marchan hasta la Fortaleza pidiendo justicia salarial

Empleados de la UPR marchan hasta la Fortaleza pidiendo justicia salarial

Este, viernes, 18 de febrero de 2022, la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes de la Universidad de Puerto Rico (HEEND) liderados por su presidenta, Jannell M. Santana Andino, marcharon desde el Parque Luis Muñoz Rivera hasta el Capitolio y subsiguientemente, se congregaron en la Calle Fortaleza (Calle de la Resistencia) cerca de la mansión ejecutiva. De igual manera, el gremio culminó su jornada de protestas contra la administración universitaria y el Gobierno de Pierluisi al unirse a otros sectores universitarios y de la sociedad civil en los predios del Coliseo Hiram Bithorn.

Los actos que llevan a la HEEND a reclamar justicia, responden al disgusto y a la disconformidad que por años la alta gerencia de la Universidad de Puerto Rico y todos los Gobiernos, mantienen al primer centro docente del país en continuo estancamiento salarial, patronal y desarrollo institucional.

Los reclamos de los trabajadores y las trabajadoras universitarias son legítimos; un panorama complejo y de constante tropiezos que ha impedido recibir un aumento salarial desde el año 2013. En el actual sistema de la UPR hay empleados y empleadas que ganan menos del mínimo salarial y no se le ha revisado su sueldo desde entonces.

Asimismo, ante las medidas cautelares impuestas por la administración universitaria desde el año 2012, no ha habido reclutamiento de personal y al presente, empleados y empleadas realizan y cubren desde dos hasta cuatro puestos con poca o ninguna remuneración económica. “Los salarios en el sistema de la Universidad de Puerto Rico son los más bajos si lo comparamos o medimos con los del sector público –entiéndase, empleados públicos. Por ejemplo, una asistente administrativa con un grado de maestría comienza con un sueldo base de $ 1,100 al mes. Estos salarios tan bajos configuran un problema al punto que derivan en el poco reclutamiento que hemos apreciado en algunos recintos del sistema universitario”, indicó la líder gremial Santana Andino

Al mismo tiempo, la UPR cuenta con un plan de clasificación y retribución con más de 40 años de antigüedad. Esto coloca al sistema universitario en desventaja salarial en tiempos modernos debido a las escalas tan bajas que presentan. “Cuando se solicita nuevo personal a través de convocatorias o avisos de empleo, no se interesan en participar porque, tristemente, no es costo efectivo trabajar para la UPR y desmotiva a cualquiera. De modo idéntico, hemos visto como se ha trastocado los beneficios que alcanzamos en las negociaciones colectivas, los recortes al presupuesto y las fallas en las acreditaciones, son parte de un serio problema”, señaló la presidenta.

El reclamo de justicia salarial de extiende a otras áreas relacionadas con la universidad. Los empleados y las empleadas que laboran en el sector de la salud y en las clínicas y recintos de la UPR, no recibieron incentivos económicos durante los momentos más cruciales de la pandemia, siendo personal de primera respuesta.

La Universidad de Puerto Rico es la corporación pública más afectada con recortes a su presupuesto y, de la misma forma, ante las medidas impuestas por la Junta de Control Fiscal. La institución educativa ha perdido más del 45 % del presupuesto operacional y unido a las fallas administrativas, sueldos excesivos, contrataciones innecesarias y líderes carentes de misión, afectaron su autonomía, sana gobernanza y visión de futuro. La presidenta Andino fue firme al indicar que “la UPR tiene cuatro contendientes que limitan su alcance: la Junta de Control Fiscal, el Poder Ejecutivo, la Junta de Gobierno de la UPR y la propia administración universitaria. Sin duda, con la llegada de la JCF se agravaron los recortes y hasta cierto punto, comprendimos la dificultad del momento. Sin embargo, esto no es un reclamo de ayer, el gobierno con su discurso no ha respetado la autonomía universitaria y la UPR necesita defender su educación superior porque es el valor añadido que un país necesita”, sentenció Santana Andino.

Por último, la negociación colectiva de la HEEND y que lleva tiempo sobre la mesa, no se ha atendido seriamente por parte de la administración universitaria. Las negociaciones estancadas y la imprecisión en las propuestas, ha dejado un vacío e incertidumbre que no abona a la solución definitiva del problema. Aún, la actual administración universitaria pretende eliminar los beneficios ganados y adquiridos (por ley) que, por casi 50 años de negociaciones, colocaron a la UPR en el mapa y la política pública del país, fue producto del buen trabajo que rindieron nuestros trabajadores y nuestras trabajadoras. Como resultado, la HEEND reclama hoy la justicia salarial y unas condiciones de trabajo dignas en la que puedan reivindicar, y hacer valer sus denuncias logrando un entendimiento mutuo a favor del primer centro docente del país. 

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: