viernes, julio 1, 2022
spot_img

COVID-19 en Puerto Rico

10 muertes | 386 hospitalizaciones | 31.45% tasa de positividad | 522 promedio de casos confirmados

HomeIN UPDe las salinas al turismo: 250 años de progreso económico en Cabo...

De las salinas al turismo: 250 años de progreso económico en Cabo Rojo

Salinas de Cabo Rojo

Cabo Rojo está de celebración por su 250 aniversario, efeméride que conmemora la independencia de la cuna de Betances del pueblo de San Germán.

Durante largo tiempo, el actual municipio autónomo fue el puerto y acceso al mar de la ‘Ciudad de las Lomas’, hasta que en el 1771 se autorizó el establecimiento del Partido San Miguel Arcángel de Cabo Rojo, y en 1772 Nicolás Ramírez de Arellano fue nombrado primer teniente a guerra (alcalde) del nuevo pueblo.

Desde entonces, Cabo Rojo ha ido generando su propia identidad y mejorando su economía hasta convertirse en una “potencia” turística gracias a sus playas, restaurantes y ofrecimientos recreativos.

Sin embargo, el ‘Pueblo de Cofresí’ ha vivido diferentes etapas en su desarrollo, algunas no muy conocidas pero de gran interés cultural y que han marcado la historia del municipio.

Hoy en día las salinas de Cabo Rojo son poco más que una atracción turística, pero en su día fueron el más codiciado tesoro de este pueblo del suroeste del país. Incluso desde tiempos pre-coloniales para las poblaciones indígenas explotaron este recurso, como evidencian los restos arqueológicos.

Especialmente durante el periodo colonial las salinas de Cabo Rojo eran un botín, y su entorno vivió cruentos enfrentamientos. Este salar rodeado de bosque seco y mangle fue el objeto de deseo de potencias extranjeras y de pueblos vecinos, que provocaron ataques para hacerse con el control de este oro blanco.

Debido a estos enfrentamientos y a las victorias de los caborrojeños al defender su territorio, se empezó a conocer a sus habitantes como los ‘Mata con hacha’.

Hoy en día la sal es apenas un condimento en nuestras mesas, pero en tiempos pretéritos era el principal elemento para conservar los alimentos, y su valor era tan alto que durante siglos fue la forma de pagar el trabajo. De ahí proviene la palabra salario.

Pero no solo de sal vive el hombre, por lo que Cabo Rojo también ha logrado destacarse por otras actividades económicas como la pesca, gracias a su importante línea de costa, la más extensa del país, lo que ofrece un acceso al mar privilegiado que sus diestros pescadores han sabido aprovechar.

El tranquilo mar Caribe provee peces y sal al pueblo, pero sus tierras son igualmente importantes: el 38% de su extensión es apta para el cultivo, especialmente para la siembra de melón de agua, tomate y pimientos, frutos que pueden ser regados gracias a los muchos cuerpos de agua dulce que rodean sus valles y pequeñas colinas.

Desde hace varias décadas, Cabo Rojo es la meca del turismo en el oeste, recibiendo el título popular de ‘Capital del turismo interno’, gracias a sus playas tropicales como Buyé, a sus ambientes marineros como Puerto Real y Combate, al bullicio y vida nocturna del poblado de Boquerón, o al agradable entorno de su plaza pública.

Todo eso y más han hecho de Cabo Rojo, cuna de Cofresí, Betances o Rebekah Colberg, un municipio próspero, atractivo para vivir y para pasar momentos en familia.

Ir a disfrutar de su 250 aniversario y de todas las actividades programadas por su administración municipal puede ser un gran plan para estas fechas festivas.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: