domingo, octubre 2, 2022
spot_img
HomePuntos de Vista¿Por qué me persigues? (Hechos: 22:7)

¿Por qué me persigues? (Hechos: 22:7)

Edgardo Rodríguez Nieves – Ph. D Profesor y Consultor Gerencial

En las últimas semanas hemos visto en diferentes medios de información como el gobierno de Nicaragua, ha estado reprimiendo el derecho fundamental universal de la dignidad humana a la libre asociación y sobre todo al culto religioso. Los perseguidores de dicho país no dictan diferencia de la persecución que en su día el apóstol Pablo, previo a su conversión, tuvo contra Jesucristo; con la excepción y salvedad que Jesús convertiría a Pablo en instrumento para evangelizar la palabra de vida eterna.

Lamentablemente, hace años que el hermano país de Nicaragua, sus ciudadanos, vienen atravesando una de sus más horrendas violaciones a los derechos humanos que conmueven el tejido social de su población, por parte de su gobierno; como lo es el derecho al culto religioso. La libertad religiosa, sobre todo contra la Iglesia Católica, está recibiendo constante ataques de un gobierno dictatorial; entre ellos se reseñan destrucción y daños a parroquias, imágenes religiosas y sobre todo la profanación de lo mas sagrado para nosotros los cristianos dentro de esa fe como lo es el sacrilegio a la Sagrada Hostia (Cuerpo de JesuCristo). Como si fuera poco, no están permitiendo a los sacerdotes ofrecer las misas, intimidándoles y agrediéndoles físicamente con la presencia en sus parroquias de policías y miembros del ejército. Además, de encarcelamiento de sacerdotes, entre ellos: Monseñor Leonardo Urbina, padre Manuel Salvador García y padre Oscar Benavidez. La actual dictadura de los Ortega-Murillos no guarda distancia alguna de la dictadura década de los años treinta a la del setenta lideradas por la familia Somoza-Debayle.

Todo ello son acciones represivas de los Ortega-Murillo, que merecen el repudio de las democracias del mundo, de las Conferencias Episcopal de diferentes países, que ya algunas se han manifestado en foros internacionales, de la santa Sede, de la Organización de Estados Americanos y, sobre todo, de nosotros más que como ciudadanos, como feligreses y creyentes en nuestros cultos religiosos y particularmente de la Iglesia Católica. En mi carácter personal ayer 19 agosto levanté mi voz en carta que le dirigí al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Dr. Luis L. Almagro Lemes.

El tejido religioso como aspecto de valores cimentan las sociedades democráticas; destruir el mismo es la acción que persigue toda dictadura con el único propósito de afianzar sus intereses antidemocráticos haciendo de su pueblo uno sometido a las botas del terror; donde ese pueblo mediante esa intimidación deje de pensar y se convierta en uno sometido, no permitiendo la libre asociación y menos a los cultos religiosos. Claro ejemplo de estas persecuciones las tenemos en el pasado siglo XX en las dictaduras de Stanli en Rusia, Mao en China, Hitler en Alemania, en la II República española antes y durante la guerra civil. A eso ha seguido, muy lamentable, el siglo XXI en países del continente africano, y en nuestro continente americano sobresale la dictadura en Nicaragua.

Te invito, para que enérgicamente ante el gobierno dictatorial de Nicaragua exijas el cese de las persecuciones contra la Iglesia Católica en sus ramificaciones, sobre todo contra el pueblo nicaragüenses. Aunque mi voz en Puerto Rico sea la única que reclame justicia para el pueblo nicaragüenses, y con ello cese la persecución contra la Iglesia Católica y sus sacerdotes, me pondré al servicio y del lado de la justicia. Hago una exhortación a todos y cada uno de los movimientos y comunidades de grupos de todas las Parroquias Católicas de Puerto Rico, particularmente Diócesis de Mayagüez, para que se unan y levanten su repudio a la dictadura Ortega-Murillo, exigiendo el cese de la represión y violación contra la Iglesia Católica y sus sacerdotes, así como contra el pueblo nicaragüenses. Canaliza tu carta de repudio a través de la siguiente dirección, haciendo saber tu solidaridad:
Dr. Luis L. Almagro Lemes
Secretario General
Organización de Estados Americanos
17th Street & Constitution Ave.
N.W. Washington, D.C. 20006, USA

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: