miércoles, noviembre 30, 2022
spot_img
HomeEdición impresaPiden acción y justicia para muerte de Caramelo

Piden acción y justicia para muerte de Caramelo

Marisel Santiago Santiago,  dueña de Caramelo.

La dueña de Caramelo, un perro de la raza chihuahua, mantiene en el congelador de su residencia, en las parcelas Sabana Eneas de San Germán, el cadáver de su mascota en espera de que las autoridades tomen acción y atiendan con prontitud la querella que realizó luego de encontrar sin vida su can en la casa de un vecino.

“El día que ocurren los hechos, mi madre se percató que el perro se había salido de la casa, por lo que se fue a buscar a Caramelo por los alrededores y les preguntó a varias personas si lo habían visto. Luego de un rato, mi mamá, observó al vecino del frente caminando con un objeto en la mano, que aparentaba ser un palo y haciéndole amague a algo”, explicó la dueña del perro Marisel Santiago Santiago.

De acuerdo con el relato de Santiago Santiago, como a las dos horas de haberse desaparecido el perro, el vecino vino hasta donde su madre y le pidió que fuera a buscar el animal que se encontraba en su casa comiéndose los huevos de sus gallinas. “Cuando mi madre entró a la residencia, Caramelo se encontraba encerrado en un cuarto, tirado en el suelo, lleno de sangre y con todos sus órganos por fuera”, señaló.

Marisel muestra fotos de su perrito muerto

Según la dueña de Caramelo, cuando su madre vio al perro, le preguntó al vecino qué había pasado y porqué le había hecho eso al animal, a lo que éste le respondió “eso era para ti”. “Como haciéndole ver a mi madre que si tuviera la oportunidad le haría lo mismo a ella”, comentó.

Por su parte, Rosemarie Santiago, madre de Marisel, relató que la primera impresión cuando vio el perro fue “lo mataste, lo mataste, abusador”, pero el vecino respondió que él no hizo nada. “Cuando iba caminando por el pasillo hacia donde estaba Caramelo, se podía ver mucha sangre y cuando llegué al cuarto el perro parecía como si lo hubieran cortado con cuchillos”, describió

“Luego que recogimos a Caramelo, llamamos a la policía, quienes vinieron a investigar y hablaron con los vecinos, pero de acuerdo con la versión que dieron los hijos y algunos vecinos, quieren hacer ver como que fueron otros perros los que causaron la muerte del perro. Sin embargo, a mi entender si eso hubiera ocurrido de esa forma, el animal no le iba a tener tiempo de caminar, con todo su intestino por fuera, hasta dentro de la casa del vecino donde lo encontramos muerto”, dijo Santiago Santiago.

Marisel, relató al presente mantienen el cuerpo del perro congelado, ya que la policía solicitó que le hicieran una autopsia para poder determinar la causa de muerte. “Llamamos a varios lugares y hemos ido con el perro a varios sitios, pero hasta en Bayamón nos dijeron que no realizan autopsias”, enfatizó.

Hasta el momento, Santiago Santiago, manifestó que el único estudio que han podido realizarle al can fue por parte de un veterinario en Lajas, quien determinó que la causa de muerte no proviene de mordeduras o razgaduras de otros perros.

“Si el perro hubiera muerto a causa de una pelea callejera, tuviera heridas en la cabeza y otras partes del cuerpo, pero parece que lo cortaron con un objeto punzante, porque solo tenía las tripas por fuera y el resto del cuerpo estaba intacto”, indicó la madre de Marisel.
“Cuando nos dieron la carta del veterinario, me comuniqué con el cuartel de la policía y fui personalmente a buscar el número de querella, pero me indicaron que el policía que atendió el caso estaba de vacaciones, por lo que seguimos en espera de que el oficial regrese para tomar acción, ya que no vamos a permitir que esto se quede así”, enfatizó la dueña de Caramelo.

La Ley para el Bienestar y la Protección de los Animales conocida como la Ley 154 del 4 de agosto de 2008 establece los procesos judiciales, facilita la coordinación multi-sectorial entre municipios, agencias gubernamentales y organizaciones privadas; tipifica delitos e impone penalidades en cuanto a estos fines.

De acuerdo con la Ley si una persona causa alguna lesión física severa o causa la muerte de un animal, este delito conlleva reclusión entre 3 años y 1 día, y 8 años. Si el convicto que fuera el acusado cualifica y se acoge para cumplir la pena en probatoria o cualquier otro método alterno a la reclusión carcelaria, a la pena aplicaría una multa obligatoria desde 3 mil hasta 10 mil dólares.

La Ley considera como maltrato agravado de animales, que una persona intencionalmente o a sabiendas torture un animal, mate a un animal bajo circunstancias que demuestren malicia premeditada o un grave menosprecio por la vida. En estos casos el maltrato agravado de animales se tipifica como delito grave de segundo grado, cuya pena es reclusión por un término no menor de ocho (8) años y un día, y máximo de quince (15) años.

Fotos por: Sheila G. Matos

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: