miércoles, noviembre 30, 2022
spot_img
HomeEdición impresaLos Negocios en tiempos huracanados

Los Negocios en tiempos huracanados

Por: Messier Z. Torres Feliciano

Tras el paso de un huracán los negocios y empresas en Puerto Rico tienen que pasar por un viacrucis para poder mantener sus negocios a flote, muchas veces incluso sin obtener una ganancia. Durante la pasada semana muchos negocios en Puerto Rico fueron azotados por la fuerza del huracán Fiona.

“A nosotros nos llegó la luz el domingo pasado, estuvimos sin luz desde el huracán hasta el domingo pasado una semana casi”, expresó Johanna Echeverría, gerente de servicios y dueña de Carbón y Leña en Quebradillas. Y es que el negocio de comida criolla estuvo un aproximado de una semana sin el servicio de energía eléctrica.

“Le damos gracias al señor porque no tuvimos ninguna pérdida física como tal en los atrios, pero en gastos operacionales si se fue bastante dinero” dijo Johanna “prácticamente estábamos operando sin ganancias.” Un sacrificio que hizo por sus empleados pues no quería que estos se quedaran sin trabajo durante el huracán.

Otros de los problemas que afrontan los negocios es la generación de esa electricidad pues al no estar conectados a la energía de Luma Energy estos tienen que invertir en el diésel de una planta eléctrica para así poder mantener los alimentos fríos en el caso de los negocios de alimentos. “Se nos iba prácticamente trescientos dólares en diesel diario y pues adicional a que había escasez de diésel… Eso fue un revolú” mencionó la empresaria.

Y es que tanto Johanna Echevarría como su esposo tuvieron que hacer enormes filas de para poder obtener el combustible para poder mantener el negocio a flote, en ese ínterin entre el “apaga y prende” de la planta, tuvieron pérdidas en equipos tales como algunas neveras, equipo de cámaras, ‘battery back ups’ entre otros equipos.

“No abrimos el negocio. Vinimos a abrir el negocio miércoles” Carbón y leña estuvo operando a público durante cuatro días sin luz pero la planta fue utilizada toda la semana, esto porque los empresarios adelantan la compra de los productos y debían mantenerlos refrigerados, según nos explica Echevarría. “No hubo pérdida de productos pues la planta se encendió todo el tiempo a pesar de las dificultades”.

“Eso fue bien difícil porque no teníamos quien nos trajera diésel yo me tenía que ir para una bomba, mi esposo para otra y hacer unas filas muy grandes para que nos vendieran unos galones de diésel, ya la planta estaba a mitad de diesel que no podíamos esperar a que estuviera un cuarto para llenarla, pero gracias al señor pudimos resolver.” comentó la dueña del negocio quebradillano.

Su esposo era quien se levantaba a las cinco de la mañana para apagar la planta, la cual estaría apagada una hora hasta las siete de la mañana fue en ese ínterin en donde algunos equipos se dañaron, expresó Echevarria.

Hasta el momento alega no ha tenido ningún problema con conseguir los productos para la confección de los alimentos, y el negocio ya volvió a trabajar como de costumbre en el pueblo de Quebradillas. Aun así, Johanna ve el mundo con positivismo en el que pues, aunque este miércoles que abrió su negocio no llegaron tantos clientes como esperaba, los demás días que pasaron el negocio pudo seguir movilizándose normalmente.

“Hubo poca clientela pues parecía que no todos se habían enterado que estábamos abiertos pero, luego fue normal siempre venían nuestros clientes, prácticamente todo está normal, flojito porque estos meses son medio flojos en la semana pero está todo bien.”

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: