domingo, noviembre 27, 2022
spot_img
HomeEdición impresaEl verdadero espíritu de la navidad: cuidar la familia y la infancia

El verdadero espíritu de la navidad: cuidar la familia y la infancia

Con diciembre llega cada año el despertar del espíritu navideño: la felicidad por compartir en familia, la alegría que imprimen los aguinaldos y otros estilos de música navideña y la posibilidad de descansar algunos días antes del cambio de año. También la Navidad es época de excesos, de consumo irracional y de una alta ingesta de alimentos y bebidas. Sin embargo, el auténtico espíritu navideño poco o nada tiene que ver con estas tradiciones culturales y hábitos de consumo.

En su origen, la Navidad fue el momento en que los primeros cristianos celebraban el nacimiento de su redentor Jesucristo. La fecha se convirtió en una excusa perfecta para compartir con los desamparados y honrar el espíritu dadivoso de aquellos pastores que cuenta la tradición, agasajaron a Jesús, José y María en el pesebre. A pesar de que ese espíritu se ha ido diluyendo entre compras y excesos, todavía quedan personas que aprovechan estas fiestas para entregarse al otro y acompañar a los menos favorecidos.

Son muchos quienes que por desgracia no tienen con quién pasar las Navidades: menores sin hogar, ancianos, deambulantes, etc.
En el Hogar Niñito Jesús, en San Juan, acogen a menores que han sufrido maltrato y les ofrecen una segunda oportunidad en la vida. Periódico Visión conversó con Annie Santiago, directora de Desarrollo Institucional del Hogar, para conocer cómo celebran las fiestas navideñas en este reconocido albergue infantil.

“Nosotros tenemos espacio para 23 menores. Tenemos niños y niñas de 0 meses a 7 años, los cuales viven en la casa y reciben todos los servicios: alimentación, psicológicos, terapéuticos, educación, salud, etc”, indicó Santiago. Según la educadora, para evitar que los menores sean revictimizados “tratamos que tengan una vida normal en su etapa de desarrollo, a la vez que van sanando los traumas que han ido desarrollando”.

Para ello es muy importante mantener un calendario festivo normal, como si estuvieran en su hogar, y ofrecerles todo el cariño que en sus hogares les fue arrebatado. “En Navidad los niños siguen con nosotros. Les celebramos una fiesta de encendido de Navidad, hacemos actividades de manualidades, lectura de cuentos, al Hogar vienen personajes de Santa Claus y los Reyes, y se les da un obsequio”, expresó la directora. Esto sucede en los primeros días de las fiestas, tras Acción de Gracias. Pero además, en las fechas señaladas del calendario navideño, los infantes también celebran con su familia adoptiva la Nochebuena y el día de Reyes.

“En Nochebuena les hacemos una cena, y también el día 5 de enero. Los vestimos con pijamas iguales, y se acuestan temprano. Para los Reyes los llevamos incluso a recoger pasto. Tratamos de mantener las tradiciones culturales. Al otro día se levantan, desayunan, y pasan a buscar los regalos en el árbol, como todo niño, a abrir los regalos y a descubrir su juguete”.
Aunque muchos juguetes que reciben son donados, en el Hogar tratan de que los regalos se adapten a los gustos y deseos de los menores.

“A los más grandes les ayudamos a hacer la carta, para cumplir con sus gustos”, dijo Santiago. Aunque parezca mentira, algunos menores desconocen este tipo de celebraciones, o la conocen pero nunca se la llegaron a celebrar en el hogar. “Para muchos es una experiencia nueva, se asombran y preguntan, no saben qué se hace en Navidad y hay que explicarles”.

Reparando el dolor del niño maltratado

Los jóvenes que llegan al Hogar Niñito Jesús han sufrido experiencias traumáticas de diversa índole. Por eso es muy importante el cariño que reciben en el hospicio para que puedan sanar sus heridas emocionales.

“Le damos mucho amor para demostrarles que a pesar de la violencia y el maltrato que han vivido hay gente que estamos dispuestos a ayudarlos y que las cosas no se resuelven con violencia, que su cuerpo se respeta y que tienen derechos, y que pueden seguir desarrollando una infancia feliz y tranquila”, compartió Santiago. Como consecuencia de estos daños físicos y emocionales su autoestima está dañada y sus competencias educativas no han sido estimuladas adecuadamente.

“Ellos tienden a llamarnos como si fuéramos su mamá o su papá, representamos esa figura maternal o paternal que perdieron. Este año hicimos un arbolito para que pegaran los tres Reyes, y nos preguntaban mucho si lo hacen bien o mal. Van despertando la confianza en ellos mismos con nosotros”, comentó orgullosa la portavoz del Hogar. Desde el Hogar Niñito Jesús invitan a que las personas que quieran apoyar su labor y ayudarlos en la mejora de la calidad de vida de los niños, pueden hacerlo donando juguetes para estas fiestas, pues además de alegrar sus vidas, son herramientas con las que las educadoras de la residencia detectan el potencial creativo de cada menor.

“En Navidad hay grupos que se nos acercan y nos hacen donaciones para los regalitos. Si sobran los guardamos para otros regalos como cumpleaños. También si un menor se va le damos juguetes nuevos. Otros menores llegan sin juguetes, y nosotros les damos y proveemos su primer juguete. Aprender a usar el juguete es parte de su desarrollo y crecimiento; incluso que se les rompa y vean el proceso. Ahí descubrimos mecánicos, ingenieros, etc., vamos observando qué es lo que les gusta”.

Desde la organización enfatizan en la importancia de que cada niño y niña cuente. “Es importante que las familias traten de mantenerse unidas, evitar buscar soluciones con violencia, y que la sociedad entienda que la niñez es nuestra futura generación. Queremos que cuenten para encaminarlos a una mejor sociedad”.

Las personas que quieran aportar donaciones o dinero para el beneficio de estos niños en esta época navideña y alegrar sus vidas, lo pueden hacer comunicándose al 787 523 7566, o también escribiendo a desarrollo@fhnj.org.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: