martes, diciembre 6, 2022
spot_img
HomeEdición impresaEl origen de la Virgen de Candelaria: de Islas Canarias a Puerto...

El origen de la Virgen de Candelaria: de Islas Canarias a Puerto Rico

Basílica de Candelaria, Tenerife

Su devoción se hace sentir cada febrero en los pueblos de Toa Alta, Mayagüez, Lajas, Coamo y Manatí. Pero aunque el fervor hacia su figura sea tan extendido en el país, la Candelaria tiene su origen muy lejos del Caribe.

En concreto, la Virgen de Candelaria llegó a suelo puertorriqueño de la mano de los emigrantes de Islas Canarias, conocidos como ‘isleños’, quienes en su viaje transoceánico trajeron, entre otros elementos culturales, esta figura mariana conocida como “la Morenita”, debido a su característico tono oscuro de piel.

En la isla de Tenerife, en las Islas Canarias, un municipio lleva el nombre de la mencionada talla. Candelaria, ubicada al sureste de la isla, a unos 20 kilómetros de la capital, Santa Cruz, es la sede de la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, a pocos metros del santuario-cueva de Achbinico, lugar original donde por primera vez se adoró la figura mariana, que dicen los expertos es la versión sincrética y cristianizada de la diosa indígena Chaxiraxi, la sustentadora del cielo y la tierra.

Cuenta la leyenda que un siglo antes de la conquista castellana de las Islas Canarias, entre los años 1392 y 1401, se apareció en las costas de la isla de Tenerife una figura femenina, extraña para los pobladores de la isla, los llamados guanches.

En la desembocadura del Barranco de Chimisay dos pastores vieron a lo lejos la talla de madera, y la confundieron con una mujer de verdad. Al hacerle señas para que se moviera, el brazo de uno de los pastores quedó inmovilizado; el segundo pastor, asustado, trató entonces de atacarla, asustado, pero en vez de hacerle daño a la figura se hizo daño a sí mismo.

Los pastores fueron a avisar a su rey, el mencey -nombre dado a los monarcas guanches- Acaymo, quien fue junto con otros hombres a ver la aparición, llevándola posteriormente a la cueva de Achibnico, donde la empezaron a adorar.

El relato, carente de evidencias históricas, ha pasado de generación en generación, y es parte del mito fundacional de esta divinidad que posteriormente pasaría al continente americano con mucha facilidad, en parte por la alta presencia de isleños en América, pero también por su color negro, lo que sirvió para que las poblaciones mestizas del continente y del Caribe la acogieran con especial interés.

El primer templo cristiano dedicado a esta devoción mariana se construyó en 1672, tras la definitiva conquista de Canarias, culminada oficialmente en 1496, después incluso de la llegada de Colón a América.

Aunque sufrió varios accidentes como incendios o inundaciones, como la marejada de 1826 que provocó que el mar se llevara la talla original, el centro religioso ha ido sufriendo reconstrucciones y ampliaciones hasta convertirse en el actual e imponente templo neoclásico con su campanario de 45 metros.

Su importancia en la tradición religiosa y su valor arquitectónico la hicieron merecedora de ser reconocida como ‘basílica menor’ en 2011 por parte del papa Benedicto XVI.

Actualmente el pueblo y la basílica de Candelaria son un lugar de peregrinación anual a donde los fieles creyentes acuden a rogar a la Virgen, y a cumplir las promesas realizadas durante el año.

Justo en el exterior de la iglesia una gran plaza permite las concentraciones de peregrinos y visitantes, cuyo perímetro está custodiado por esculturas gigantes de los menceyes de Tenerife al momento de la conquista, reforzando el vínculo del municipio con su pasado prehispánico y con los primeros adoradores de “La Morenita”.

Devoción a la Candelaria en Puerto Rico

Virgen de la Candelaria en Tenerife

El 2 de febrero, Día de la Candelaria, varios pueblos de Puerto Rico cuya patrona es la virgen de origen isleño, tienen su fiesta grande.

Este vínculo mariano se remonta a los primeros moradores isleños que arribaron a suelo boricua, quienes continuaron la tradición iniciada en 1497 por los conquistadores castellanos de celebrar fogatas de purificación en honor a la Candelaria.

Según Federico Cedó, historiador oficial de Mayagüez, “la continua llegada de inmigrantes isleño-canarios en sucesivas e incesantes oleadas le dio tal ímpetu al desarrollo demográfico de todo Puerto Rico, y en particular al del oeste de la isla, que no menos de diecinueve, de los veintiocho pueblos formalmente fundados en Puerto Rico entre los años de 1714 y 1797, incluyendo a Mayagüez, debieron el impulso decisivo para su fundación oficial a estos inmigrantes”.

Por eso no es extraño que algunos de esos pueblos fundados o poblados en alto porcentaje por canarios, como Mayagüez, Lajas, Manatí o Toa Alta, tengan a la Candelaria como patrona.

Dice Cedó que “las fiestas en honor a Nuestra Señora de la Candelaria eran celebradas solemnemente por la Iglesia en sencillas ceremonias en las que se bendecían las candelas que se estimaba se iban a necesitar durante todo el año, a fin de que nunca faltase la luz, tanto la luz física como la espiritual”. Y añade:

“Esas festividades de tipo social-religioso cantadas y bailadas al son de tiples y güiros eran acompañadas con café y golosinas como el gofio y las bolas de millo, y con fuertes bebidas espiritosas como el ron cañita”.

A todos estos datos, el licenciado Cedó Alzamora suma que, en el caso propio de Mayagüez y su fundación, “éste recibió inicialmente un nombre inspirado en la Virgen de La Candelaria, cuya imagen había sido hallada en la playa de Chimisay de la isla de Tenerife en el archipiélago de las Islas Canarias apenas tres siglos y medio antes, cuya devoción había llegado a nuestras playas traída por los numerosos inmigrantes isleños que se avecindaron en Puerto Rico y muy particularmente, por los que fundaron sus hogares en el área del sitio de Mayagüez, la cual era venerada en la ermita en torno a la cual había crecido la aldehuela ribereña o población que preexistía como un pequeño caserío apenas organizado a modo de incipiente centro urbano en el lugar en que iba a ser fundado el pueblo”.

Actualmente la catedral del pueblo está dedicada a esta advocación mariana. Y como remata el cronista mayagüezano “dicha ermita acabó convirtiéndose en el eje, centro y corazón del poblado que creció a su alrededor”, dando incluso nombre a una de las principales arterias de la ciudad.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

2 COMMENTS

  1. ¡Viva la Virgen de Candelaria!, ¡Viva la Virgen Morenita!, ¡Viva la Patrona de Canarias!, ¡Viva la Patrona de todos los canarios!

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: