jueves, diciembre 1, 2022
spot_img
HomePuntos de VistaEl lenguaje también carga violencia

El lenguaje también carga violencia

Lcdo. Fernando A. Cuevas Quintana – Maestría en trabajo social clínico. Especialista en derechos humanos, niños y familias.

El lenguaje como sistema de símbolos adquiere significado a través de las dinámicas sociales y a su vez es parte de la formación de realidades. Funge como protagonista en la forma en cómo son abordados los problemas y la respuesta que tengan las personas ante estos. A través del tiempo, el lenguaje ha sido transformado e incluso ha sido base esencial para movimientos sociales importantes como, por ejemplo, el movimiento por el reconocimiento del derecho de las mujeres al sufragio, el feminismo, los movimientos ambientalistas, entre otros. Esta capacidad de interacción por medio del discurso es parte importante en los cambios sociales y las diferentes formas en que se analizan o atajan los mismos.

Es importante recordar que somos seres sociales y las relaciones con las demás personas son necesarias para el mantenimiento de la humanidad. Desde pequeños nos vinculamos con las personas utilizando el lenguaje como acercamiento interpersonal. Las dinámicas personales afectan directamente nuestra conducta, ideología, visiones de mundo y hasta la construcción de la identidad propia.

Sin duda, el lenguaje también puede ser medio para transmitir violencia. El mismo es capaz de manifestarse de forma intencionada, pero en otras ocasiones revelarse de forma automática; respondiendo a la inmersión indudable de todos los seres humanos a una sociedad altamente violenta. Incluso, aún en el proceso de deconstrucción de nuestros discursos es posible que podamos ser portadores de mensajes que transmitan violencia, ya que a través del tiempo han sido normalizadas diversas ideas y frases que pudieran transmitir odio, injusticia e inequidad. Es necesario un cambio de paradigma en el cual se promueva un pensamiento crítico que cuestione lo que comúnmente se le llama “normal”.

Para que de tal manera tenga como intención el bienestar, reconocimiento de los derechos humanos y la erradicación de estigmas y prejuicios y así promover una vida saludable en conjunto.

Es necesario comenzar a cuestionar las formas en como llevamos los discursos y prestar atención a ello. Si al final, de forma automática somos violentos, podemos repensar, reflexionar y buscar formas de aportar a que las demás personas no sigan sufriendo el embate de la violencia normalizada. El proceso de deconstrucción y problematización del lenguaje debe ser continuo y constante para así mantenernos aportando a la transformación social.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: