jueves, junio 8, 2023
spot_img
HomeEdición impresaDeteriorada la Salud Mental en la Isla

Deteriorada la Salud Mental en la Isla

La salud mental de la isla se deteriora. Se han visto cambios significativos en pacientes que desean suicidarse, aquellos que logaron terminar con su vida y los que los que han diagnosticado con depresión y/o ansiedad. La Dra. Isis Rosales Concepción es sicóloga clínica y se dedica ayudar a niños, adolescentes y familias, como también tiene un programa de mujeres llamado: Mujer Cambia el Discurso donde ha bien ha estado trabajando mano a mano con casos de depresión.

“Más que un aumento significativo, voy a recordar el paso del huracán María donde participé activamente de manera voluntaria y a través de los fondos federales. En ese momento, en los adiestramientos que recibimos para convertirnos en especialistas en el manejo de salud mental en una emergencia, se nos estableció que todos los puertorriqueños habíamos perdido los recursos sicológicos que teníamos para enfrentar las adversidades de la vida; y en ese momento el mensaje a la sociedad, al gobierno y empresa privada, es que todos debiamos reconocer que teníamos que hacer algo para recuperar de inmediato los recursos sicológicos. En ese proceso de recuperación, llega la pandemia del COVID- 19 sin que los puertorriqueños hubiéramos logrado la estabilidad emocional. Así que el aumento se vio prácticamente para el 2017.”

De los sectores más afectados según la Dra. Rosales, son los padres. “De manera general, todos, en algún momento, sintieron la necesidad de atender su salud mental. Sin embargo, los padres quienes son los cuidadores principales de sus hijos y los responsables de hacer una crianza plena a los niños y adolescentes. Así que, debemos detenernos y prestar atención a nuestra salud mental, recuperarnos o prevenir para poder ayudar a nuestros hijos. Con esto digo, que muchas veces tocan a mi oficina, identifican al paciente su hijo, pero cuando se evalúa en su totalidad, vemos que los adultos son los primeros que deben recibir ayuda emocional para luego ayudar a sus hijos,” explicó.

La depresión se encuentra entre las primeras tres condiciones de salud en personas de 65 años o más, con un 18.3% de prevalencia, según un informa anual de la Oficina de las Personas de Edad Avanzada (2021).

En definitiva, Rosales Concepción recordó el momento en que se percató que las visitas a su oficina eran recurrentes. “Tuve que detenerme en un momento dado y llamar a colegas para saber si ellos también estaban trabajando con la misma severidad de síntomas. La respuesta fue que sí, que había un aumento de una población que necesita ser atendida para fortalecer la salud mental. Debo aclarar que dentro de la salud mental, es en la parte de prevención, que cada familia debe entender, que tener un plan para atender la salud mental es importantísimo. Y como siempre menciono, es vital que como adultos responsables acudamos a evaluaciones de seguimiento para verificar que todo está bien; ya que utilizamos nuestro cuerpo para todo lo que hacemos en nuestra vida cotidiana. Muchas veces tocamos la puerta de un profesional de salud mental cuando el problema ya existe y debemos saber que nosotros también estamos para prevenir. El mero hecho de reconocer que mi equipo de trabajo (mente y cuerpo) ha estado expuesto a un sin número de situaciones sociales, nos pone en evidencia el uso de nuestros recursos emocionales; y que estamos involucrados en diferentes roles, cosa que provoca que se debiliten las emociones.”

Los signos de depresión pueden manifestarse en cualquier momento. Algunos de los síntomas son:

•Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza

•Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia

•Pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes

•Alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado

•Cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren un esfuerzo mayor
•Falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso

•Ansiedad, agitación o inquietud

•Lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales

•Sentimientos de inutilidad o culpa, fijación en fracasos del pasado o autorreproches

•Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas

•Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte, pensamientos suicidas, intentos suicidas o suicidio

•Problemas físicos inexplicables, como dolor de espalda o de cabeza

A pesar de que el aumento es sustancial, los profesionales de la salud mental denominan los procesos como un tabú en la cultura puertorriqueña en el 2023. “Si bien Puerto Rico ha avanzado mucho cuando vemos la situación llegar, pero como un método de prevención de que las personas entiendan que ir al sicólogo no es porque tienes un problema persé sino porque la salud mental forma parte de mi equipo de trabajo con mi mente y cuerpo y lo utilizamos todo el tiempo. Meramente por eso debemos ir a un sicólogo y fortalecer las destrezas. Así que si, todavía resta mucha educación en nuestro país para romper con los prejuicios y acudir a un profesional de la salud mental.”

La Dra. Rosales invita a los puertorriqueños a dar el paso y poder como prioridad su salud mental.

Si usted necesita ayuda, puede comunicarse a su oficina al 787. 662.2607 / 787. 514. 7998 o a la línea PAS.

Recuerda: ¡No estás solo o sola!

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: