viernes, julio 1, 2022
spot_img

COVID-19 en Puerto Rico

8 muertes | 402 hospitalizaciones | 32.64% tasa de positividad | 716 promedio de casos confirmados

HomeEdición impresaDesarrollan proyecto para estudiar las vulnerabilidades de las comunidades costeras

Desarrollan proyecto para estudiar las vulnerabilidades de las comunidades costeras

Caño Boquilla

El Caño Boquilla es uno de los tesoros ambientales de Mayagüez. Ubicado en la desembocadura del río Grande de Añasco, este ecosistema fue declarado reserva natural en el año 2002, gracias al esfuerzo del grupo comunitario Mayagüezanos Por la Salud y el Ambiente.

El entorno es un paraje donde habitan y transitan especies como la tortuga carey y diversas aves, así como hogar de plantas como el ‘palo de pollo’, el mangle rojo y el mangle blanco.

Sin embargo, esta diversidad de flora y fauna se vio afectada tras el paso del huracán María.

Ahora un grupo de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez -Resiliencia Ante Vulnerabilidad en Comunidades Costeras- junto a Sea Grant desarrolla un programa para analizar la recuperación de este espacio, así como las comunidades aledañas al caño.
El estudio está liderado por el profesor Edwin Asencio Pagán, doctor en Ciencia Política, quien junto a un grupo de estudiantes ha analizado la situación actual de las comunidades costeras y su capacidad de resiliencia.

El fin del proyecto es concienciar sobre la importancia de estos espacios naturales, que son a la vez barrera contra inundaciones y filtro contra los sedimentos que llegan del río, así como promover su conservación.

La comunidad humana que habita en los alrededores del caño asciende a casi 100 viviendas, ubicadas a diferente distancia del río y de la costa, lo que hace que su vulnerabilidad sea variable.

A este respecto, también influye el tipo de vivienda y los materiales de construcción, uno de los puntos en los que el estudio ha fijado su mirada para conocer si las casas son de madera, cemento, si cuentan con techo y de qué tipo, etc.

En cuanto al uso que dicha comunidad hace del espacio natural, los investigadores han identificado algunas como recorridos en kayak o pesca recreativa (no para el consumo),
El estudio, además del impacto ambiental, va a atender áreas como las consecuencias de la pérdida de partes del ecosistema en la psicología de los residentes, en la seguridad alimentaria y la seguridad pública en la zona.

Este proyecto es heredero de una iniciativa surgida tras el huracán María, llamada Proyecto Esperanza, la cual llevó ayuda a comunidades costeras vulnerables del municipio de Mayagüez, entre ellas: El Maní, Santa Rosa de Lima, Jardines del Caribe, La Vía, Barrio El Seco, Añasco Playa, y la Escuela Segunda Unidad Mildred Rivera Cardoza.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: