sábado, agosto 20, 2022
spot_img

COVID-19 en Puerto Rico

10 muertes | 380 hospitalizaciones | 28.77% tasa de positividad | 435 promedio de casos confirmados

HomeEdición impresaAlguno de los problemas en la industria del café

Alguno de los problemas en la industria del café

Foto por: Josué Rodríguez

Por: Messier Z. Torres Feliciano

Hace unos días el secretario de agricultura Ramón González Beiró desembolsó unos fondos destinados a la industria del café en Puerto Rico. En el mismo se ofrecen semillas, árboles, poda entre otras cosas para aminorar la carga de los cafetaleros. Pero la pregunta es, ¿realmente esto resuelve las necesidades de los que se dedican al mundo de café?

“ El café, desde María para acá enfrenta unos retos bien grandes. Yo sé que todo Puerto Rico tiene un problema de mano de obra, yo en mis otros negocios tengo los mismos problemas, pero en la industria agrícola en la zona de la montaña, es crítica la situación.” Así lo expresó Edwin Soto dueño de la Hacienda Lealtad en Lares.

Según Soto, desde el huracán María este tipo de ayudas se vienen dando a los agricultores del café pero realmente no está del todo centrada en el problema que están viviendo actualmente los agricultores y personas que se dedican a su cultivo. Uno de los problemas que Soto comenta que tiene, al igual que muchos de sus compañeros cafetaleros, es la falta de empleados.

“Para que tu tengas una idea, antes del huracán yo contaba con sobre 130 empleados para la finca. Con el paso del huracán María, estos empleados emigraron hacia la construcción y hacía otros trabajos, inclusive para otros negocios. Muchos de ellos me pidieron traslado y con gusto los trasladé, así que hoy día lo que tengo son cuatro empleados y no tengo forma de reclutar y por más que tratamos no hay, no quieren trabajar en la finca es un reto bien grande conseguir los empleados para la parte agrícola, es uno de los retos grandes que tiene la industria de café en Puerto Rico” comentó el empresario.

La pregunta que Edwin se hace en estos momentos es como van a recoger la cosecha si tienen menos empleados que trabajen la parte agrícola. Según Soto este ha tenido que disminuir las cuerdas de terreno sembradas luego del huracán María, cuando tenía unas seiscientas cuerdas de terreno sembradas. Con la baja de empleados ha disminuido a sesenta cuerdas de terreno, ya que no tiene la mano de obra y teme que se pueda perder el café. Para aminorar este problema se había hablado de un incentivo salarial que ayudaría a los caficultores a poder pagarle un poco más a los empleados, pero hasta el momento ha quedado en la incógnita.

“ Hay algunos colegas que están trayendo gente de otros países, de Colombia específicamente hay quien ha traído de Santo Domingo y México que no es mala idea, pero te da una responsabilidad mayor, porque tienes que darle comida, tienes que darle casa, tienes que velar que estén bien que por eso no hay ningún problema simplemente que eso aumenta los costos también” expresó Soto. Comentó que está evaluando buscar mano de obra extranjera para trabajar la tierra, pero que antes, está evaluando la experiencia de algunos colegas para tomar su decisión.

Por otra parte, uno de los retos que tiene la industria cafetalera según Soto, llegó con el huracán María.

“Cuando vino el huracán María hubo un problema de semillas, se le dio paso a una semilla, la variedad es marsellesa y obata, en aquel momento yo tuve una resistencia bien grande yo era presidente del sector del café de la Asociación de Agricultura en aquel momento y yo tenía en una resistencia bien grande en que se utilizara esa semilla; una, porque no sabíamos si se iba a adaptar a los terrenos de y a las condiciones de nosotros y dos, era la calidad porque era un híbrido de robusta.” Explicó Edwin Soto.

En este caso la robusta es una propiedad que aumenta la acidez y la cafeína en el café lo cual en muchas cantidades puede llegar a producir un café de baja calidad. Por lo que en muchas ocasiones, un café local no puede tomarse el lujo de utilizar este tipo de calidad ya que esto quita el distintivo del café local que busca ser de calidad, según nos explica Soto. El empresario comentó que en muchas ocasiones no ha podido pagar como se debe el café por la aparición de robusta en la semilla. Para Edwin Soto, los dos problemas más grandes que enfrenta el café en Puerto Rico son la calidad de la semilla y la falta de mano de obra.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

Leave a Reply

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

%d bloggers like this: