miércoles, diciembre 1, 2021
spot_img
HomeEdición impresa“El 20% de los profesores del Colegio trabajan sin permanencia”

“El 20% de los profesores del Colegio trabajan sin permanencia”

Agustín Irizarry

El pasado 10 de noviembre el Senado de Puerto Rico votó en contra de la llamada Ley de la Universidad de Puerto Rico, una legislación promovida por la Comisión Multisectorial de la Reforma Universitaria (CMRU). Con el rechazo del Proyecto del Senado 172 se impide que la universidad pública del país gane en autonomía y se despolitice su administración, lo que ha generado mucha incomodidad entre el sector docente y estudiantil del país.


Para Agustín Irizarry, Catedrático del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez y miembro de la Junta Nacional de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), esta situación supone “una desgracia”.

“Los senadores que votaron en contra jamás entenderían el progreso que significa para el país tener una universidad fortalecida”, lamentó. El profesor colegial criticó que “algunos hablaron de cosas absurdas como que este proyecto podría provocar el perder alguna acreditación, cuando los recintos que han perdido acreditación ha sido por falta de fondos por los recortes de la Junta de Control Fiscal (JCF)”.


La UPR ha recibido un recorte de 500 millones de dólares, lo que ha repercutido en la incapacidad de renovar su plantilla docente.
“Según se retiran los profesores de la UPR, los que son permanentes a tiempo completo, no se restablecen sus plazas. Lo llevamos sufriendo hace varios años, pero se ha acentuado con los recortes de la JCF y avalados por el gobierno”, denunció Irizarry.
En el caso concreto del recinto mayagüezano, el dirigente de la APPU informó que “al menos el 20% de los profesores trabajan con contrato, sin permanencia y sin beneficios. Eso va en menoscabo de la excelencia académica”. Cuando un profesor pasa de ser probatorio a tener plaza fija, explicó el catedrático, su trabajo deja de ser exclusivamente dar clases, y se le empieza a asignar trabajo creativo: investigación, publicaciones, traer dinero para fortalecer los laboratorios, etc.

“Eso no sucede con los temporeros, no pueden fortalecer la labor creativa y de investigación. Una de las labores fundamentales de la universidad es la creación de conocimiento, y así se deteriora significativamente”.
Además, entre los profesores que llevan más tiempo hay incomodidad por los recortes en sus condiciones salariales. El Colegio ha perdido cerca de un 45 % de su presupuesto, según cifras ofrecidas por el sindicato docente, y los beneficios laborales han sido afectados por este recorte.

“Hay gente muy molesta. Quitar los beneficios es una violación de contrato. Aquí los que importan para el gobierno son los bonistas”, objetó.


Pero lejos de ser una problemática de corte laboral, Irizarry enfatizó que la calidad docente “no es algo abstracto, mejores profesores se traduce en una mejor clase. Todo eso se va erosionando y se va perdiendo cuando se le reducen los fondos y no se puede rejuvenecer la plantilla”. El problema llega a ser alarmante en algunos departamentos. En el caso de ingeniería, donde Irizarry se desempeña, un tercio de los profesores se podrían retirar actualmente.

“Si llegara un momento en el que digan que el que se vaya de retiro tiene los beneficios completos, sería una motivación para que muchos renuncien. Nos quedaríamos con un 35% menos de profesores. No hay forma de atender todas las clases y labores que hacemos: servicio a la comunidad, consultas a los municipios, a la legislatura, etc.”.
O dicho de otra forma: una de cada tres clases dejaría de poder darse y se perdería gran cantidad de peritos en diferentes áreas que aportan valor añadido a la economía del país.

“Más del 80% de las publicaciones científicas producidas en Puerto Rico se producen en la UPR. La industria educativa privada no produce ningún conocimiento nuevo. El valor que eso tiene es enorme, la gente piensa que eso es abstracto pero se traduce en bienestar para el país”, defendió.

“El saber cómo se manejan las costas, cómo se manejan los bosques, cómo se cultiva en este país, las técnicas de ingeniería o de energía renovable, lo hacemos todo en la UPR”, afirmó orgulloso quien tiene a sus espaldas más de 40 publicaciones académicas y multitud de asesorías a organismos públicos y grupos comunitarios del país.

Intento de privatizar la educación

Desde la APPU denuncian que si no hay una universidad pública y de excelencia “los hijos de los obreros no podrán estudiar. No hay interés por parte del gobierno en defender el proyecto público”.


“Hay una agenda para que la educación sea privada y que la pague el que pueda. Para nosotros, los pobres que son inteligentes también deben poder estudiar”, enfatizó Irizarry. Irizarry criticó que la UPR está pagando una deuda que no le corresponde, y objetó el sistema de pago a los bonistas y la ausencia de proyecto económico.

“La Junta y el gobierno han evitado el desarrollo económico. La forma normal es que tú pagas deuda a base de las exportaciones. Cuando a Alemania se le pusieron reparaciones de guerra tras la II Guerra Mundial, pagaban a base de exportaciones. Era un incentivo para comprarle a un país devastado, porque eso les regresaba en forma de pago de bonos. Eso le fue ofrecido a un enemigo mortal. Nosotros no hemos invadido a nadie, pero quien lo paga es la UPR”.

El rechazo del proyecto de ley universitaria en la legislatura también afecta a la autonomía de la universidad, por lo que el profesor denunció que “los sitios donde no se puede criticar son dictaduras, y algunas son de mercado, como la nuestra”.

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments